No hay una España, sino dos

Resumen:

¿Sabías que no hay un país llamado España, sino dos? Sí, hay dos Españas. En el episodio de hoy te lo explico.

Listen to Spanish podcast on Apple Podcasts
Listen to Spanish Podcast Español Con Juan in Google Podcasts

Cursos para aprender español: https://bit.ly/2Zulbxf

Libros para aprender español: https://bit.ly/33jSy7Y

Recursos para aprender español: https://bit.ly/2pjLlpY

TRANSCRIPCIÓN

¡Hola, chicos! ¿Qué tal? ¿Qué tal va la semana? Estoy preparándome para salir. Esto que oís es la mochila, que estoy metiendo aquí las cosas que… Las cosas que necesito, claro. No mucho, ¿eh? no mucho. Voy a dar un paseo. A ver, voy a dar un paseo porque hoy hace buen tiempo y me apetece. Tengo ganas de dar un paseo. Llevo llevo una camiseta de manga corta, que eso en Londres no es… A ver un momento las llaves. A ver si me olvido, si me olvido las llaves, qué desastre, ¿no?

Bueno, a ver, un momento, ahí está, llevo en la mano…

¿Escucháis una bolsa? Es la basura, ¿eh?

Porque voy a voy a voy a sacar la basura también. Espero que no haga mucho ruido y, sí, voy a dar voy a dar una vuelta, voy a dar una vuelta, voy a dar un paseo por aquí, no muy lejos, no muy lejos, pero sí que me apetece salir a dar una vuelta porque llevo demasiadas horas sentado.

Y no, no es bueno. A ver, ajá, ya estamos en la calle.

Exacto, bueno, espero que no, que no haya demasiado ruido. Espero que no haya demasiado viento.

A ver, ya está, he puesto la basura en el cubo, en el cubo de la basura y a ver, voy a salir. Hay mucha gente, ¿eh? hay mucha gente en la calle. No me esperaba, no me esperaba tanta gente aquí fuera.

Bueno, venga, vamos, vamos a pasear un rato y si queréis, si queréis, podéis venir conmigo. Podéis venir conmigo y así charlamos. Charlamos un ratito juntos, a ver, a ver qué tal.

Bueno, a ver, voy a cruzar por aquí que hay un paso de cebra, hay un paso de cebra, no sé si escucháis.

No sé si escucháis aquí a un chico que está haciendo ruido. Bueno, ahora parado.

Menos mal. Es que cuando vas por la calle siempre hay gente. Siempre hay gente que hace ruido, que usa taladros o usa sierras eléctricas, y eso es algo que a mí me pone muy nervioso y de muy mal humor. No me gustan, no me gustan nada los ruidos.

No lo soporto.

De verdad, no lo soporto. Es algo, es algo super superior a mis fuerzas. Y oye, siempre hay alguien, siempre hay alguien que hace ruido. Yo vivo, yo vivo en un lugar muy alto, ¿no? Bueno, muy alto, no. Vivo en un piso, no sé, no es muy alto, pero debajo tengo muchos jardines ¿no? de otros vecinos. No son míos. Yo no tengo jardín, pero hay otros vecinos que tienen jardín ¿no? Oye, y todos los días alguien corta la hierba o poda un árbol. Siempre hay gente haciendo ruido, siempre… Cuando no es uno, es otro.

Cuando no es el vecino de la derecha, es el vecino de la izquierda. Cuando no es el vecino de arriba, es el vecino de abajo. ¡Qué follón, qué follón! A veces por la mañana, a veces por la tarde.

Ay, ay, ay, ay, ay, Y yo, claro, me pongo, me pongo, me pongo de los nervios, me pongo de los nervios. Dicen mis amigos que soy muy impaciente, que soy muy nervioso, que me tome una pastilla para calmarme, que me tome, que me tomé una tila, que me tomé una tila, dicen. Yo qué sé, sí, tiene un poco de razón, es verdad, pero es que a mí el ruido… No sé yo, quizás tengo el umbral, el umbral del ruido muy bajo, ¿no? porque hay gente que no le molesta tanto el ruido, pero a mí a mí me molesta muchísimo.

Estoy pensando que quizás el motivo por el que me pongo tan nervioso es simplemente porque soy español.

No sé, quizás quizás los españoles nos ponemos muy nerviosos con facilidad, con demasiada facilidad. No sé, no sé.

Es que llevo unos días leyendo cosas muy feas en los periódicos de España ¿no? Algunos, algunos de vosotros, me habéis dicho Juan, ¿por qué no, por qué no hablas de vez en cuando de historias interesantes en el podcast? Por qué no nos cuentas historias de España o de Latinoamérica también? Y sí, sí, sería muy interesante, sería muy interesante. Historias humanas ¿no?. Cosas, cosas a veces divertidas, a veces tristes, a veces, no sé, interesantes, en general, pero es que no, no las encuentro, chicos, no los encuentro. Yo leo bastante el periódico, ¿eh? Lo leo casi todos los días y la mayoría de las noticias…

La mayoría de los reportajes que veo en los periódicos de España son noticias de política. Todo relacionado con la política y con declaraciones, con declaraciones de políticos.

Realmente ni siquiera realmente de… Esto estoy pasando delante, delante de unos chicos en el parque que están haciendo un picnic. Y claro, tienen música. Supongo que se escucha, ¿no?. Eso también me me pone nervioso porque vienes al parque, vienes al parque a dar un paseo, a estar tranquilo y vienen otras personas, se ponen allí al lado, a tu lado, con la música muy alta ¿no? y eso la verdad es que la verdad es que molesta. Pero bueno, no, no me quiero enrollar lo que estaba diciendo, ¿no? lo que estaba diciendo, que sí, que estoy buscando historias en los periódicos de España, con noticias, con noticias, no perdón, con historias interesantes para poder contarlas en el podcast. Y no las encuentro, no las encuentro. Es todo política. No sé si pasa lo mismo en vuestro país y lo que quería decir es que no sólo no sólo es política, son declaraciones

entre los políticos. No es realmente política, no son debates interesantes sobre temas interesantes, ¿no? sobre medidas que se podrían tomar para mejorar la vida de los ciudadanos. No, no es eso, son discusiones, peleas, insultos, declaraciones. Unos a favor, otros otros en otros en contra. ¡Qué ruido hay por aquí! ¡Qué ruido! Me voy, me voy. Yo he venido, he venido a este parque a estar tranquilo y hay, hay un montón de ruido. Me voy, me voy a largar de aquí, me voy a largar de aquí y eso… Es todo política. Y últimamente, últimamente en la prensa de España lo que estoy leyendo son cosas muy feas, noticias muy feas. No sé cómo no sé cómo decirlo, pero hay gente que se insulta, que se insulta mucho, que se agrede verbalmente ¿no?

Todavía no hemos llegado a todavía no hemos llegado a las manos realmente, pero sí hay gente que se agrede verbalmente, que se insulta, que se ataca con unos calificativos muy, muy, muy fuertes ¿no?. Esta semana una diputada de un partido político de la oposición ha llamado a alguien del Gobierno, a un miembro del Gobierno, hijo de un terrorista, hijo de un terrorista. Bueno, no, no os voy a contar aquí toda la historia, pero… Y ella respondía a unos, bueno, no insultos, pero ella estaba respondiendo a una serie de ataques que le habían hecho a ella ¿no?. Entonces ella respondía así diciendo que esa otra persona era hija de un terrorista. Que bueno, no sé si es verdad o no, pero os da una idea del nivel de crispación, ¿no? del nivel del nivel de enfrentamiento verbal que hay ¿no? Eso es sólo un ejemplo. En general, cuando abres los periódicos hay debates muy fuertes. Algunas personas llaman a los otros comunistas radicales que quieren destruir el país. En fin, los otros dicen que, bueno, que estos son fascistas, racistas, xenófobos. No lo sé. Yo no quiero entrar en quién tiene razón o no, lo que quiero decir es que me parece. Me parece un poco exagerado ese clima de crispación, ¿no? porque no sé, yo creo que los políticos se deberían dedicar, en primer lugar, a dar ejemplo de respeto hacia hacia las ideas de otras personas ¿no?. Ellos tienen que ser los primeros en demostrar respeto hacia las convicciones o hacia la ideología de otros partidos políticos. Si ellos no se respetan. ¿Cómo, cómo, cómo nos vamos a respetar los ciudadanos?

Y en fin, es que esto ahora no tengo tiempo de hablarlo aquí en el Podcast. Sería muy complicado, pero es que hay dos Españas. No sé si en vuestros países pasa lo mismo, pero hay dos Españas y las dos Españas se quieren matar la una a la otra. Por eso hemos tenido algunas guerras civiles muy fuertes ¿no?. Y hay esos odios tan grandes entre la izquierda, la derecha, los nacionalistas, los republicanos, la gente que defiende a Franco, la gente que defiende la República. Son odios realmente muy fuertes. Y Machado, Machado, que era un gran poeta, uno de los mejores poetas de la literatura española, tiene un poema que hablaba de esto, ¿no?. Decía, a ver si lo recuerdo bien, decía algo así como españolito, españolito, españolito, es español pequeño, ¿no? niño, ¿no? españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, te guarde Dios. Es decir, que Dios te proteja, que Dios te proteja,¿no? te guarde Dios,

una de las dos Españas, una de las dos Españas, ha de helarte, el corazón, helarte, helarte. Helar es cuando hace mucho frío, el agua se hiela, ¿no? ¿Entendéis? Se hiela. Entonces, una de las dos Españas ha de helarte el corazón. Una de las dos Españas te va a hacer sufrir. Eso es lo que quería decir, ¿no? Y es así, es así. Los españoles nos matamos los unos a los otros en la Guerra Civil.

Y yo pensaba que eso ya era un tema terminado, que ya nos habíamos olvidado de esos enfrentamientos, que cada uno podía tener sus ideas, las ideas que quisiera, sin necesidad de odiarse, ¿vale? Y últimamente yo lo que veo, lo que veo es odio, veo mucho odio entre entre los políticos, que por supuesto se transmite a la gente, ¿no? a la gente de la calle.

En fin, no sé si eso es algo que pasa en todos los países. No sé si eso es algo que pasa también en vuestros, en vuestros países, si hay dos Alemanias, dos Francias, dos Estados Unidos, dos Inglaterras, no sé. Hace unos meses, en un grupo de Facebook de profesores, yo publiqué una foto que me parecía divertida, interesante para usarla con los estudiantes para crear conversación. Era una foto del presidente del Gobierno anterior, de Rajoy, de Mariano Rajoy. Ahora el presidente se llama Pedro Sánchez, antes, el presidente que había antes era Rajoy.

Era conservador, del Partido Popular. Y bueno, yo publiqué una foto en la que se veía a él, a Rajoy, sentado en una mesa,

solo, y en una esquina estaban los otros presidentes de Francia, de Inglaterra, de Alemania, de Italia, que hablaban entre ellos.

Y el mensaje era muy claro. El mensaje era que si no hablas idiomas, estás aislado. Y es que Rajoy no hablaba otros idiomas, no hablaba francés, no hablaba inglés. Y entonces, claro, era una crítica que se le hacía a este hombre, porque si eres presidente del Gobierno, bueno, pues tendrías que hablar otros idiomas para no estar aislado, ¿no? Por lo menos inglés, ¿no?

Es la lengua, digamos, franca, digamos, para comunicarte con otras personas. Entonces yo puse esa foto en el grupo, no por atacar a Rajoy, porque yo no, yo no me, yo me quiero meter en política, yo no quiero hablar de de qué partido es mejor u otro. No era un ataque a Rajoy, no era un ataque al PP, al Partido Popular. No. Era simplemente que esa foto me parecía un buen un buen motivo para discutir, para discutir sobre la importancia de los idiomas y cómo uno se puede aislar si no habla otros idiomas.

Me parecía una foto buena para usarla en clase con los estudiantes.

Oye, pues recibí un montón de insultos, un montón de gente que me atacó, otros profesores ¿no? que vieron en eso que yo era uno de derechas, uno conservador, uno del Partido Popular que estaba defendiendo a Rajoy. Perdón, perdón, al contrario. Al contrario, pensaron que yo era alguien del Partido Socialista, contrario a Rajoy y que estaba atacando a Rajoy porque no sabía hablar otros idiomas. Me atacaron muchísimo, me atacaron tanto y yo me quedé, me quedé tan mal que no he vuelto a participar en ese grupo. No he vuelto a participar en ese grupo. Y, sinceramente, si tengo que ser sincero, no me apetece participar en ningún grupo de Facebook. Sobre todo en los grupos de profesores de español. Por todos estos problemas ¿no?, porque cuando uno dice algo siempre hay alguien que lo interpreta en un modo equivocado, que intenta, intenta atacarte. Yo qué sé. Y realmente es algo que me afecta. Y entonces yo, por mi, por mi salud mental, decidí no volver a participar en ese grupo ¿no?. Pero es eso, esa esa, esa manía, esa manía (manía ya es una palabra que ya debéis conocer, ¿eh?, que ya la he usado antes), esa manía de atacar al contrario, de una forma tan violenta, simplemente porque no piensa como tú. Es algo increíble. Es algo que yo creía que ya habíamos superado en España.

Pero no, ahora no estoy tan seguro, no estoy tan seguro. Y bueno, en fin, chicos, voy a voy a seguir paseando.

Espero que se haya escuchado bien lo que he dicho, porque había mucho ruido, ¿no? de coches, de gente hablando, de gente trabajando en los jardines, música en el parque, en fin. Pero bueno, al final todo eso le da un poco de ambiente, lo hace más natural, ¿no? Si se entiende…. Lo importante es que se entienda. Y si hay un poco de ruido de fondo, pues lo hace un poco más natural, ¿no? como si estuvierais aquí conmigo.

En fin, nada.

Decidme en los comentarios qué pensáis de esto que os he dicho, qué pasa en vuestros países, si la situación es similar o no, ¿de acuerdo? Bueno, chicos, pues nada, nos vemos…

No, no nos vemos, nos escuchamos. ¿Cuándo? La próxima semana. ¿Dónde? Aquí, en Español Con Juan.