¿Por qué hay un rey en España?

Hoy hablamos de Juan Carlos I y de la familia real española. ¿Quién es Juan Carlos I? ¿Por qué fue el rey de España? ¿Por qué abdicó? ¿Qué piensan los españoles de la monarquía? De todo eso hablamos hoy en nuestro podcast.

Listen to Spanish podcast on Apple Podcasts
Listen to Spanish Podcast Español Con Juan in Google Podcasts

Cursos para aprender español: https://bit.ly/2Zulbxf

Libros para aprender español: https://bit.ly/33jSy7Y

Recursos para aprender español: https://bit.ly/2pjLlpY

NOTAS EXPLICATIVAS

Juan Carlos I, el padre del rey actual, Felipe VI,  es el Rey Emérito. Fue rey desde 1975, año en el que murió el dictador Francisco Franco, hasta el año 2014, cuando abdicó y cedió el trono a su hijo.

Juan Carlos fue nombrado por Franco como su sucesor político. La familia real española estaba en el exilio desde 1931, año en el que se declaró la Segunda República Española.

Franco propuso que la familia real volviera a España y que Juan Carlos, que entonces era todavía un niño, fuera el futuro Rey de España. Con una condición: A la muerte de Franco, Juan Carlos tendría que continuar el regimen de Franco, tendría que mantener el regimen franquista.

Por eso, cuando Franco murió los políticos españoles que estaban en el exilio lo consideraban como el sucesor de Franco y no lo aceptaban como Jefe del Estado. Para ellos era la continuación de la dictadura.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, tras la muerte del dictador Juan Carlos I dijo que él quería ser el rey de todos los españoles e hizo muchos esfuerzos para poner en contacto a gente que había participado en la guerra civil en bandos opuestos (franquistas y comunistas, por ejemplo) y les “obligó” a dialogar.

Gracias a Juan Carlos I pudo llegar la democracia  a España: legalizó el Partido Comunista de España, convocó elecciones generales, se escribió una Constitución democrática, etc.

Este periodo se llama la transición. Fueron unos años muy convulsos. Había gente decidida a que hubiera democracia, pero también había gente decidida a que no la hubiera. La extrema izquierda pensaba que Juan Carlos I era simplemente un continuador de Franco y que los cambios que estaba haciendo eran unos cambios muy pequeños, cambios decorativos, pero que en lo fundamental nada había cambiado. La extrema derecha consideraba a Juan Carlos I un traidor porque había prometido ser fiel a Franco, pero había terminado desmontando el sistema político de Franco, destruyendo el régimen desde dentro y legalizando el Partido Comunista de España (PCE).

Durante la transición, la gente tenía miedo de que hubiera otra Guerra Civil. Los terroristas mataban casi cada día. Algunos militares franquistas no aceptaban la democracia y amenazaban con dar un golpe de estado para volver a la dictadura.

De hecho, el 23 de febrero de 1981 (el 23 F) El teniente coronel Tejero entró en el Congreso de los Diputados e intentó dar un golpe de estado.

Fueron unas horas de mucha angustia. La gente se dio cuenta de que la libertad que se había conseguido podía perderse. La noche del  23 F el Rey apareció en la televisión e hizo el discurso más importante de su vida. Allí dijo que los militares debían obedecerle a él, solo a él, que era el jefe de Estado y Jefe de las fuerzas armadas.

Los militares le obedecieron, nadie respaldó el golpe de estado y todo volvió a la normalidad. Gracias a ese discurso decisivo, Juan Carlos I ganó mucho prestigio entre los españoles. Se convirtió en un héroe. Por fin, se podían fiar de él.

Durante los años 80 y 90, si se preguntaba a los españoles si eran partidarios de la Monarquía o de la República, muchos decían que eran republicanos, pero Juancarlistas, es decir, que aunque quisieran la república, Juan Carlos I era un buen rey, un rey demócrata, y no valía la pena discutir o pelear por la república, al menos mientras él fuera rey.

Desde entonces las cosas han cambiado mucho. En los años siguientes Juan Carlos cometió muchos errores. También su familia. Ha habido algunos escándalos y algunos miembros de la familia real se han visto envueltos en problemas de corrupción.

En consecuencia, las nuevas generaciones de españoles ya no tienen tanto cariño por la familia real ni ven en Juan Carlos el hombre que trajo la democracia a España tras la muerte de Franco.